LO QUE ES:

La novela MALA FE es un largo relato de hechos históricos poco estridentes a lo largo de quinientos años.

Por haber ocurrido en tan largo tiempo y en diferentes épocas, los protagonistas -ficticios o históricos- son muchos y en apariencia, inconexos. Será el interés personal de cada uno de ellos lo que conecte hechos pasados con situaciones presentes, creando y acrecentando varios misterios paralelos.

En ella solo se hablará de hechos y situaciones más o menos verificables, acaecidos cerca de las fechas indicadas.

MALA FE es en sí misma un pequeño complot maniqueo que, contando batallitas y aventuras, vuelve sobre la vieja idea de hombres buenos y hombres malos que se enfrentan.

Veremos a unos derrotar a los otros y en poco tiempo, volver todo a empezar, como si esa guerra fuese un fin en si mismo, una forma de vida, un plan inacabable. Un plan de vida que impulsa disimuladamente al mundo.

Pero no creemos que sea la única historia que explicara este fenómeno inquietante: Ahí fuera hay un millón de situaciones parecidas e importantes, esperando que otros las cuenten. Si quienes las conoce no las cuentan, ellos sabrán por qué.

COMO ES LO QUE HAY:

La novela no pierde tiempo en describir físicamente a sus personajes más allá de un simple esbozo, confiando la imaginación del lector suplirá a su gusto una imagen certera.

Se pretende centrar el interés en la actitud del personaje en cada momento, y sobre todo, en sus acciones.

Tampoco se explaya en describir los escenarios, porque los autores y los lectores son hijos de la televisión y el cine y a estas alturas de siglo, todos tenemos en mente los escenarios de películas, series y novelas de todos los tiempos. Ya hemos visto que Robin Hood puede ser Douglas Fairbanks, Errol Flynn, Kevin Costner o Russell Crowe y que los castillos y bosques de esa época son todos parecidos. Lo verdaderamente importante es con que flecha nos sorprenderá el Robin con el que estemos y, por supuesto; que tan malo será nuestro Sheriff de Nottingham.

Por eso, en MALA FE se ve pasar a los personajes y al tiempo como se ve llover en primavera: de pronto y por poco tiempo.

Las acciones se presentan como en un serial de la televisión, con la gran ventaja de venir sin publicidad.

LO QUE HAY:

  • Ciento doce capítulos.
  • Cuatro partes.
  • Cerca de doscientos personajes, debidamente identificados con un listado en cada parte de la novela.

Hay aborígenes caribeños, conquistadores y judíos españoles, escritores españoles del siglo XVI, impresores alemanes, oradores dominicos, asesinos a sueldo, impresores venecianos, copistas portugueses, piratas ingleses y otomanos, condes del Sacro Imperio, rabinos de Bohemia, bucaneros del caribe, escritores judíos de Holanda, exiliados jacobitas en Praga, masones franceses en Haití, condes franceses en Charleston, oficiales napoleónicos haitianos en España, un obispo italiano en Argentina, soldados independentistas dominicanos, marineros garibaldinos, jóvenes calaveras y bebedores, masones dominicanos, brujos haitianos, masones cubanos, soldados quintos españoles, una guerra contra España, un francotirador invitado a cocido, un embajador en París, una logia internacional, un chivato cojo, un dictador caribeño, etc.  hasta llegar a informáticos del 2016 que parecen saber de política.

Diréis que solo nos falta Tyrion Lannister.

LO QUE NO HAY:

  • Afortunadamente, no tenemos profesores universitarios que en 24 horas salven al mundo de grandes villanos resentidos.
  • No tenemos jóvenes millonarios aficionados al sado-masoquismo.
  • No tenemos jóvenes con un gen cánido que los obligue a ser hombres lobos.
  • No tenemos lánguidas vampiras que seduzcan a los hombres lobo.
  • No tenemos enfermos incurables que revisan su vida y te digan como soportar la tuya.
  • No tenemos un gurú de los negocios que te aconseje en ese asunto que no termina de cuajar.
  • No tenemos un gurú espiritual que te sane el alma.
  • No tenemos una escuela de magia, ni escobas voladoras, aunque nos gustaría jugar al Quidish.
  • No tenemos Khaleesis, ni dragones.
  • No tenemos a Tyrion Lannister, aunque aquí estaría como cochino en pocilga.
  • No tenemos más que dos reinos en pugna, no siete.
  • No tenemos un trono de hierro.

Es decir; no tenemos nada que nos permita publicar en papel para presumir de que nos han publicado algo…Ni falta que nos hace.

ASÍ QUE:

Si te gustan las novelas históricas, pasa y siéntate, que te ubicarás enseguida.

MALA FE se presenta en su versión reducida, con la posibilidad de acceder al formato completo en aquellos capítulos que más te llamen la atención.

Esta propuesta reducida te hará creer que lees en diagonal una larga novela y eso siempre da sensación de cierto poder y astucia.

Buen provecho.

CALAUCHE