PRIMERA PARTE – HOMBRES SOLITARIOS

EL MISTERIO

Capítulo I

21 de mayo de 1480

Zona de Cotuí, isla de Quisqueya.

Manacoél, curandero de un gran asentamiento de indígenas taínos, termina un ídolo de algodón de Yaconex, mítico fundador de su tribu.

En la presentación del cemí a su gente, Manacoél planea atribuir al héroe acciones milagrosas de otro antiguo patriarca extranjero -un tal Moisés-  que ha conocido por casualidad de boca de unos extraños hombres de pelos en la cara y conducta imprevisible.

Aquellos individuos habían llegado a Marién tras un huracán en una gran canoa y se marcharon tiempo después hacía donde no había más que el fin del mundo.

Al marcharse, abandonaron a un tal Joao, que enfermo y delirante se empeñó en contar historias al curandero que intentaba salvarlo de la muerte.

De regreso a la zona de Cotuí, Manacoél guardó para si estas leyendas durante algún tiempo hasta encontrar la mejor oportunidad de utilizarlas.

Ahora, solo él sabía que se acercaba el final de una larga sequía y se decidió a   asegurar su futuro material y conservar el respeto de su gente endosándole al fundador Yaconex los bonitos milagros del tal Moisés.

Capítulo II