Capítulo II

21 de septiembre 1481

Porto Santo, Archipélago de Madeira.

Un marino genovés residente en Porto Santo conoce por accidente los detalles para viajar hacia el oeste por mares desconocidos. No dudará en controlarlo todo para preservar ese secreto.

Agradecido a la Providencia por este gran hallazgo, dejará que sus propias manos aten todos los posibles cabos sueltos.

Pasará al continente a ofrecer sus servicios a dos coronas europeas.

Capítulo III