Capítulo V

 21 de enero de 1493

Fuerte de la Navidad, La Hispaniola

El Gobernador del primer y único asentamiento español en la isla, encomienda una misión muy enrevesada al soldado Juan de Sonseca, a quien sospecha más listo y peligroso que sus compañeros.

Sonseca, que ha sugerido a su hermano por carta que se una a él, cambiará las órdenes del gobernador según conviene a su propia y secreta misión. En el camino, dejará una pista de que cumple la orden dada por su comunidad. Solo Rodrigo de Sonseca será capaz de identificar esa señal en el sentido correcto.

Capítulo VI