Capítulo VIII

21 de septiembre de 1500

Camino al Cibao

Una partida de colonos y soldados encuentran restos de los que parecen ser algunos de los desaparecidos del Fuerte de la Navidad, en un barranco colindante al camino viejo que va al Cibao desde la costa. Se trata de una zona de poco tránsito, alterada recientemente por intensas lluvias.

Un ligero detalle anima al teniente Rodrigo de Sonseca, que sigue sin contactar con su hermano Juan: uno de los esqueletos lleva en un dedo un anillo que sabe de su propiedad . Su entusiasmo crece porque también sabe que la joya que ganó su hermano jugando a los naipes en la toma de Granada, nunca le cupo en ningún dedo. Sin dudas, el hallazgo es una señal de Juan.

Capítulo IX