La borrachera tras la cena fue tan buena, que no tuvo remilgos en compartirlo todo de golpe con los zapatos de los que lo acompañaban.