El  FBI sospecha que la ola de payasos que aterrorizan a los niños en Estados Unidos, no es más que una venganza corporativa de los limpiadores de McDonald’s.  Tienen al payaso Ronald vigilado por presunto inductor, aunque éste no parece moverse de su puesto.