EN SU CONDICIÓN DE…

Economista de vanguardia bien enterado de que toda crisis tiene varias fases, sacó todo su dinero del banco y tras hurgar con una navaja suiza debajo de su cama para sacar dos ladrillos, lo escondió todo allí para siempre.

Solo le preocupaba que su seguro del hogar habían subido un 7%, el servicio de alarmas un 15%, los vigilantes de su urbanización un 6% y su licencia de armas otro 10%. La Purina del doberman un 8%, el recibo de mantenimiento de su habitación del pánico otro 18% y el combustible de su BMW otro 21%.

No le importó un carajo la caída del 99,87% del prestigio profesional de su ramo, ni haber quedado en sus pronósticos como un abrazafarolas.

-Amigo es un euro en el bolsillo- decía- Habrá que ahorrar y volver al descuento por pronto pago, si eso…