“El Hombre que le Susurraba a los Asnos” ha terminado confesando a su cirujano plástico que no oye bien las respuestas con sus orejas de goma recién implantadas.