Para cuando la pánfila se decidió a subir el bajo de su falda seis centímetros, el desesperado de su novio ya le había alzado la suya hasta el cuello a la vecina.