Capítulo XVII

21 de Julio de 1538

Sevilla, España

El hijo del impresor alemán entrega en mano a Don Hernando su encargo de los libros verdes en su casa de Sevilla, junto a la noticia del fallecimiento de su padre. Para el anfitrión, es una nueva señal de que a su alrededor se cierra un círculo vital, lo que no resta ilusión a la incierta brecha que pretende dejar abierta con los libros recién recibidos.

Los libros verdes harán que Don Hernando repase parte de su vida y llegue a arrepentirse una vez más de haber delegado cosas importantes a algunos de sus colaboradores y vuelva a sentir la amargura del verdadero talante de sus parientes cercanos. Durante la visita, el joven Hass se guarda mucho de revelar que ha hecho una copia no autorizada de la obra de su anfitrión para sí, en la que amontonó en un solo ejemplar el cifrado secreto de su autor.

Don Hernando, que solo sobrevivirá un año más a aquella entrega, logrará en sus últimos momentos doblegar a su sobrino Luis, a quien conoce muy bien.

Capítulo XVIII