Capítulo XXIV

21 de marzo de 1622

Heidelberg, Palatinado

El jefe de los ejércitos católicos en la guerra de los 30 años Jean T’serclaes, conquista Heidelberg y ordena a un subalterno que organice y traslade la biblioteca de la iglesia principal de la ciudad hasta Roma, para entregársela personalmente al Secretario del Papa. Busca que el patrimonio de la iglesia no se pierda en una guerra que parece no tener final.

Entre los libros que el Barón de Bramante llevará a Italia, se encuentra la copia ilegal de Peter Hass con las pistas del misterio de Don Hernando Colón, condensadas en este único ejemplar. El bibliotecario y traidor Pau Molcke lo había dejado allí después del juicio y ejecución de librero borracho 64 años antes.

Capítulo XXV