Fernando El Católico prepara su última entrevista con el Almirante de la Mar Océana, Cristóbal Colón. Desde que se conocen, al rey se le ha muerto un heredero, la reina Isabel, un yerno y ha enloquecido su hija Juana, entre otras cien desgracias más.

-Veamos: Tenemos dientes de ajo, balas de plata, crucifijos, agua bendita, sal en grano, una escoba tras la puerta, el escapulario de San Hermenegildo, he rezado 13 Avemarías y he tomado por adelantado la extremaunción…-suspira pesaroso y hace una señal al portero del salón-. Ya podéis dejar pasar al gafe ese y Dios que reparta suerte.


 

El pintor Francisco de Goya, dirigiéndose a la modelo de su Maja desnuda, la Duquesa de Alba:

-Gracias por afeitarte los sobacos, Chatita. Es un detalle de por tu parte: todavía no he entrado en mi época de los Disparates ¿Sabes? ¡Gracias!