La abuela de Eric Clapton, golpeando furiosa la puerta del único baño de su casa en Surrey. Década de los cincuenta.

-¡Termina ya lo que estés haciendo ahí encerrado, sinvergüenza!  ¡Sal de una vez del baño, que llevas 45 minutos! ¿Es por eso que tus colegas te llaman “Mano Lenta”, bandarra?


Elisha Graves Otis, viendo caer uno de sus primeros ascensores metálicos en una prueba preliminar en Yonkers, Nueva York. No está dispuesto a que le chafen -nunca mejor dicho- lo que promete ser un gran negocio y ya se le han caído tres.

-En la próxima prueba, metan al inútil del actual Encargado de Control de Calidad en el ascensor. Me juego una cena para cinco, que eso arreglará el problema de los frenos de emergencia, los cables de acero y el centrado de las poleas…