Einstein ha terminado su conferencia sobre la curvatura del tiempo y el espacio y charla desenfadadamente con los asistentes rezagados. Se despide de ellos con un consejo práctico para la vida diaria:
-…y queridos alumnos, jamás uséis barniz para madera como champú: lo mío fue una equivocación por ducharme pensando en algoritmos y así llevo este peinado de gallina matada a escobazos ¿Vale?