La madre de Houdini decide escarmentar a su hijo. Para privarlo de más juegos a la hora de hacer los deberes, le ha puesto amorosamente una camisa de fuerza, tres cadenas alrededor del pecho con candados, le ha vendado los ojos, unas esposas en las manos, le ha dado muchas vueltas sobre sus pies para desorientarlo, lo ha introducido en un armario que ha cerrado con llave y ha arrastrado el mueble hasta ponerlo de frente a pocos centímetros de la pared.

-¡Igual de necio que su padre! -dice sacudiéndose el polvo de las manos-. ¡No creo que este muchacho encuentre nunca una salida digna en esta vida!