Muchacho N’gono, seremos breves en nuestra respuesta:

Este Consejo de Ancianos deplora profundamente tu actitud y sobre todo el tono chulesco con que te diriges a él, después de que te otorgara su confianza en el cuidado de nuestra más preciada joya que es el rebaño de cabras, que como bien debes saber tú  -gracias a las largas horas que pasaste en soledad con ellas- dan la talla igual para un roto que para un descosido. Si no descubriste por ti solo las posibilidades de la manada, el “pendejón” eres tú.

Lo de tu pobre posición en el escalafón de Hombres Bien Dotados, sabes bien que es debida a  tus reticencias a ejercitarte con los más jóvenes en las prácticas de nuestras cosas ancestrales. Aquí, el que se quedó webón fuiste tú.

Te advertimos que este consejo va a deliberar en una próxima reunión, llevar tu caso al Mullah más cercano, a ver si tu confesión de haberte entregado al vicio y al alcohol, no merecería una declaración de Sharía religiosa contra ti. Ya sabes que eso significaría que el primer fiel que te encuentre, estará obligado a cortarte de un solo tajo -si ello le fuese posible- el objeto de tu perdición y quemarlo en una hoguera. Tú verás como te arreglas con los churrascos, que creemos que también son de la Argentina.

Quedas repudiado por nosotros y allá tú con tus vicios occidentales, que estamos seguros que pagarás con sangre, dolor y lágrimas.
Tu juventud e inexperiencia te han desquiciado y solo te diremos que resistiremos a tus presiones y que te has pasado de frenada tres pueblos, empujándonos a esta postura tan radical.

Consejo de Ancianos de Mazoville de Abajo