Perseo se enfrenta a Medusa.

El héroe se muestra burlón y despectivo con la amenazante bestia de serpientes en la cabeza a quien todos temen.

-¡Psssst! ¡Menudo susto que me das! ¡Mira como tiemblo, jodida! Tú, al lado de mis cuñadas eres una culebrita de pre-escolar, ¡que te enteres majeta! ¡Anda, tira! Vete por ahí a asustar a algún soltero inexperto, antes de que pierda yo la paciencia. ¡Arrea, ridícula!  Y deja ya de darte ese champú de Llongueras, que no mola nada, ¡rancia!