Cinco matones del Cártel de Juárez secuestran a Stevie Wonder y a Elton John a la salida de un concierto en Los Ángeles. Amenazan con romperles las manos con bates de béisbol, mientras los meten en una furgoneta a empujones para salir de allí a toda mecha con destino desconocido.

Ya en una fábrica abandonada, presentan los músicos a un jefe recién llegado para la ocasión. Tras estudiar pacientemente a los secuestrados y con tensa calma de psicópata, el sexto hombre se baja de Youtube con el sonido anulado, el clip de Pablo Milanés cantando la canción Yolanda.

-Pos este no es -dice finalmente, señalando a Stevie- Ambos son morenos y llevan gafas, pero este tiene mucho hocico. ¡Suéltenlo! – se gira despacito hacia Elton-En cambio este otro güey, así como que bajito, gordito, melifluo y con gafotas raras de pasta gorda, nos lo quedamos.- le da un coscorrón- ¡Igual lo del tal Milanés es otro de tus disfraces, webón!