Definido como la práctica espiritual o religiosa realizada contra una fuerza maligna con la finalidad de expulsar, sacar o apartar a dicho ente de la persona poseída, ha llegado la hora de poner este recurso extremo en tus manos, por si te fuera preciso utilizarlo en caso de sortilegio tipo Yolanda.

Ha quedado demostrado con diferentes ejemplos en este blog, que la canción de marras se ha colocado -a base de repeticiones malintencionadas- en el lado oscuro del imaginario colectivo, justo por detrás del mismísimo Darth Vader, causando a los oyentes efectos deletéreos mutantes de diversa consideración. Si eres “sufridor en silencio” de esta plaga, toma nota.

Quizás te parezca una exageración, pero sacar el hechizo de la Yolanda  de tu cerebro puede precisar de un exorcismo tabernario del tipo “Un clavo saca otro clavo”, y hay informes de prestigiosas instituciones de salud mental que avalan esta afirmación y recomiendan la aplicación inmediata de los siguientes antídotos/antagónicos sonoros, existentes desde hace mucho años. Y es lógico: ¡Contra el muermo que campa a sus anchas, alegría! ¡Menéese!