CRUZAR EL NIÁGARA EN BICICLETA.

Sitúate en Alcorcón en tu coche un lunes lectivo en una mañana en que caiga una fina llovizna e intenta llegar a tiempo a tu trabajo en el barrio de Salamanca, cerca del centro de Madrid. De llegar, la DGT y el MOPU pondrán tu nombre a alguna rotonda que se les haya quedado en simple proyecto.

CRUZAR EL SAHARA EN PATINES EN LINEA.

Invita a un Testigo de Jehová a tu casa y presenta resistencia numantina a sus argumentos religiosos.  Dile que eres técnico en transfusiones sanguíneas y donante habitual de la Cruz Roja en un hospital católico. Pruebas, terapia auditiva y audífonos, patrocinados por Red-Bull presentando la baja médica oficial.

MAÑANA, MÁS AVENTURAS CONVALIDABLES