Incomprensiblemente, todos queremos leer cosas novedosas, o al menos que sean recién escritas, como si ambas características fuesen lo mismo. Ante la dificultad de saber si algo es novedoso antes de leerlo, elegiremos siempre lo reciente, sobre todo si lleva la fecha. Por eso el botón de “Entradas Antiguas” de nuestros blogs no parece servir para mucho, denostado a priori por su propio nombre. Las prisas han decretado la muerte de la solera, hasta llegar a asesinar a los incunables.

Sufrimos de un síndrome juvenil de creer que si nos ocupamos de algo “poco actualizado”, estaremos perdiendo algún giro fundamental del planeta. Por esa equivocación kamikase, languidecen en nuestras narices algunas redes sociales en las que los temas duran X caracteres, y se aceptan y aplauden sin más, incongruencias, faltas ortográficas y majaderías de todo tipo por valor de 90 X a la quinta potencia. Si se analiza bien, se ve que perviven en uso porque son “lo último” en materia de forraje.

Gracias a Dios Padre que existe ahora la moda REDUX, nombrecillo que a pesar de sugerir a bote pronto en nuestro idioma algún tipo de “reducción”, quiere decir exactamente lo contrario: una versión “redux” es la renovación y pulimento de una obra o un escrito, buscando devolverle algo de la brillantez que tuvo cuando se publicó. Para tal maniobra, en artes visuales se tira del metraje quedado en el cajón de edición, en videojuegos se agrega a una chica guapa y mortal al bestiario original y en obras escritas, se añaden cosas dejadas de decir por precaución, pudor o buscando la “blancura” de cierta corrección política de antes de que existiera la post-verdad. 

Y ahí estamos: como hasta ahora solo tenías el recurso del “reload”, tus entradas antiguas parecen muertas a la espera de una Resurrección Redux. Así que, ya que tú lo escribiste con cariño y los lectores parecen no tener ni tiempo ni paciencia para encontrarlo al menos que le salte a la cara, engánchate a las versiones redux de tus posts y déjales sin más excusas  infantiles para leerte: nada iluminará más la cara de un nene que un buen potito de guindillas.

MAÑANA: PRIMERA CUCHARADA “REDUX” DE LA SERIE “FRASES QUE BIEN PUDIERON HABER SIDO DICHAS”.