Don Pelayo organiza la intendencia. Inicio de la Reconquista.

-¡El cordero, en las bodas!…Para mí y mis gaiteros, fabada.