Excusad Marqués la demora, pues acabo de llegar de algún sitio de la Helvetia, donde fui a descargar mis últimos 3 millones…Vos en cambio, a fe mía, os habéis quedado aquí, rumiando entre lavativas, lo que queríais decir. ¡Pues bien, por aquí estamos!
Sigo feliz sin dar el c…, y vos vaciado de improperios esperando en impaciencia que alguíen os cosa el a…

El Destrio

Mi estimado, guardando las distancias, barón de Mauvaise Foi.

Es común entre el vulgo la razón “piensa el julandrón / que todos son de su condición“, y no ibais vos a ser ajeno a tamaña verdad. ¿Como osáis declarar sin ningún pudor que un alma tan sencilla, casta y noble como la de currito andaba en siniestros quehaceres con mi persona? Puedo comprender que en una casa venida a menos como la de Mauvaise Foi escasee a tal punto la servidumbre que tengáis que poneros vos mismo los calcetines o que, sí, bien que lo sé, ¡hasta hayáis llegado a tener que madrugar alguna vez! Pero de ahí a afirmar con palabras plagadas de oprobio e ignominia que aquel honesto lacayo mío daba el cayo cual si estuviera en un serrallo y en una forma que… mejor me callo, colijo que vuestra mente retorcida, mezquina y decimonónica habrá…

Ver la entrada original 680 palabras más