Expatriable Marqués del D:

Marqués, que os veo marchando en busca de otro oficio… ¿Será acaso que mis cartas os logran sacar del quicio? Mencionáis que muchos virus me ataban a mi a la taza, pero la verdad es muy otra -y si algo os mencionara, tendría yo que meteros en una ergástula cercana, así que dejemos eso -de tazas y flojedades (aunque aviso cauteloso que me causa desazón, el que buscándoos excusas, pensarais en mi, el Barón)

Y yéndome directo al bollo: mirándome todo eso, se os nota desde muy lejos que buscáis dármela con queso… Queso rancio diría yo, pues a toda costa queréis lo que tenga yo guardado en mis cientos de chalets: Buscáis convertirme en abuelo, mis fuerzas disminuir, convertiros en pariente y asaltarme desde allí… Pues va a ser que no, Marqués del D., parientes nunca seremos: No habrá boda entre los niños, no esperéis ningún convite, que no beberéis carajillos a expensas de mi bolsillo.

Un molino os pedí y enviasteis una Moulinex, de esas que pican hombres desde Murcia a Saint Tropez.  Y lo hicisteis sin reparos, sin parar mientes Marqués, en que es la hija de una hermana, Marquesa ella también. De familias, mi querido, no creo que queráis hablar, pues está claro el bochinche que tenéis  por solventar. A fe mía, don Marqués, que mal negocio me planteáis: no puedo cambiar ni quiero un molino bueno y grande por un trozo de esa carne –sazonada pa’ablandar- pues con uno sacas harina y con el otro vas de marrón, sin tener leve esperanza de esquivar excomunión.

Más como la vida es breve, quisiérale apuntalar que el criado Joselito se la va a beneficiar… Por hablar Vos de Chuchita, Joselito ya cantó “Que bonito bizcochito, ese me lo tiro yo” y a seguidas comentó  “le daré bien de mi estopa sin negársela a la tropa”… (Y mire aquí su Excelencia, que el muchacho tonto fue, su foto ya publicó, pasando de novio a reo de pagarle bien las cuentas, sin que cese el cachondeo). Los comentarios de amigos-manta muy pronto se conocieron:                           -¡Que buena esa fruta está! -dijo uno de esos que nunca liga- ¡Injertada con esquejes! -le replicó el más salido y a continuación les dijo con toda sinceridad  –Tiene familiar manía de comerse nabos varios,  que suele sostener en boca como plátanos canarios… ¡Ésta mata al Joselito en dos semanas na’más! ¡Ayudemos al amigo, con muy buena voluntad!) Oyendo que así decían, unos mozos muy, muy zafios, comprobamos de un vistazo que la Chuchita no da talla para estar en Sociedad, que sociedad ya lo es ella, con aporte general, que su camastro cotiza en la bolsa comercial. La niña bien se las trae, con su móvil y su chat, su faldita tapaconios y trapitos muy calados que sirven pa’ventilar (y es que corriente de aire requiere aquel volcán, que ni en aquel internado duro pudiérole controlar). Buen castigo le será, al jodido Joselito, el bregar con esa pu…ra y angelical muchachita, que monta grandes mandangas cuando algo no la calma y se vuelve como fiera si no recibe cartera. ¡Trabajo bien que le espera, por imbécil al zagal, se quiso pasar de listo y ahora lo pagará!

Y volviendo a lo mollar, que vuestro plan no se da: Me debéis más que un pastón y oídos sordos brindáis. Más, molinos no pediré y siguiendo la tradición, prefiero ponerme expedito, buscando compensación.

Señor me tenéis cabreado y he tomado decisión, quisisteis darme de lado, bien dispuesto a traicionar, Vos saldréis bien trasquilado de este Le Moulin Affaire. A Montoro chivaré, bajo útil disimulo, que el molino es de usted, que escondéis los beneficios, que los “rusos” son de Cuenca y no de Vladivostok , y que lo que parece harina, es farlopa boliviana, que sembráis la mariguana y negociáis con opiáceos, que sois como mil demonios y ahora, defraudador… Y como consiga que él me preste su atención, añadiré sin apuro que madame Le Molinóx es la Marquesa de Vos, esa pájara blandita que va de gran santurrona, tocándole las almendras a todos los Xixona.

Y ya dicho todo esto, no tengo más que agregar. Arreglad lo del molino a máxima velocidad, que la boda que buscáis jamás se va a celebrar: Adriancito no es tontito, ni se deja enamorar de una chica que ya pronto la ITV ha de pasar… Siempre mejor un molino al que haya que arreglar, que cargar con una nuera a la que tener que “asear”.

Ya lo dijo Don Virgílio, ese poeta sin par: ” Sic putifericum est, im sin fullarum diem, bis ortigáricum picat, apretarum sindicat, audaces fortuna fricat”  (Google lo traduce como Al que le pique, que se rasque contra alguno, que suele dar del Goostito“)

Quedo de mi, muy mio,

El Barón de Mauvaise Foi