Buscar

MALA FE y otros grafitos

Paridas con cierta gracia e historias para pasar el rato

Categoría

Cuentos Cortos

Historias de corta duración y largo recorrido

Inocencia

El joven no entendía porqué le exigían que resolviera ese asunto tan turbio en el que no había participado de manera alguna. Pensó en lo injusto de que se lo pidieran a él, inocente en aquel incidente. Hastiado, comprobó que... Seguir leyendo →

Ramírez y su gallo “Doble U” (II)

Ir al inicio del cuento II El hijo del pulpero volvió doce minutos después. -Qué dice el Coronel que: o vas con el gallo ahora mismo o viene él a buscar a Lilís. Que le da tres pares de cojones... Seguir leyendo →

Claustro

El Rector Magnífico, con cinco puntos de sutura en una mano, ojo izquierdo a la virulé  y tres dientes astillados, propuso al Claustro de la Universidad que al colega inventor del “Abre Fácil Sin Tijeras" le fuese quitado su Doctorado... Seguir leyendo →

Invitado

El invitado hablaba con entusiasmo de lo jugosas que le habían quedado las fabes a su anfitriona, después de haberse lanzado como un lobo sobre el chorizo y el compango. A la hora de hablar del caldo, alabó los “barquitos”... Seguir leyendo →

Ramírez y su gallo “Doble U” (I)

• Aviso para navegantes: Ramírez y su gallo Doble U es un relato que surge de dos grandes lacras sociales de Hispanoamérica: los caudillismos políticos y el machismo. •Ambos vicios son de mayor incorrección política cada día, lo que afortunadamente... Seguir leyendo →

Sinófilo

Aquel andaluz amaba todo lo chino. Hablaba tres de los dialectos del país y sabía la historia de los Emperadores. Databa el arte chino de un vistazo y recitaba poemas en cantonés. Sin embargo, en Peking pedía que lo llevaran... Seguir leyendo →

Filósofo

El solitario filósofo coligió frente a su quinto cubata en el bar del hotel, que aquella mezcla tenía algo de misterioso. Científico de la razón, pensó que como la fórmula de la Coca-Cola es secreta pero la del ron no,... Seguir leyendo →

Pánfila

Para cuando la pánfila se decidió a subir el bajo de su falda seis centímetros, el desesperado de su novio ya le había alzado la suya hasta el cuello a la vecina.

El Hípico

"El Hombre que le Susurraba a los Asnos” ha terminado confesando a su cirujano plástico que no oye bien las respuestas con sus orejas de goma recién implantadas.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑